… es un mundo que elijo, y se expande / es un lugar y muchos lugares a la vez / son todos los lugares que viví / son miles de aromas y sensaciones y colores / son las personas que me acompañan y acompañaron en estas pequeñas aventuras / son los amigos que conocí / es cada libro y cada canción que me acompañó / es el sol después de la tormenta, y la noche más fría / es aquel primer aterrizaje y el primer despegue! / es el nudo en el estómago del primer viaje / son todas las luces que me encandilaron en Times Square / es el amanecer más impactante, después de 4 días de caminata, y el alivio, y la emoción, en Machu Pichu / es cada lágrima que cayó por felicidad, por haber llegado / son 2 deseos en el muro, cumplidos / es la ilusión de perseguir un instante en una película / son los viñedos y las ciudades y las playas y las montañas y los salares y los puentes que crucé / son los paisajes divisados desde 1 tren y la libertad del primer viaje en auto / es sentirse en casa a 8500 km / es encontrar ése lugar...

martes, 17 de mayo de 2011

Leaving New York



Uffffffffffffff. Hay que volver.
Es tal la vorágine de todo lo que hicimos, en la carrera contra el tiempo, que algunos días parecieron semanas… Y sin embargo los 6 días parecieron apenas algunas horas.
“Now you see it, no you don´t”: como un acto de magia.




Ahora estamos sentados en el JFK, en lo que parece la terminal más aburrida y pobre de este mega aeropuerto que hoy nos despide. Donde ni siquiera venden un café decente. Dónde está Starbucks cada vez que uno lo necesita?

Como el desenlace de Life on Mars, todo pareciera encajar. Cada vez que llego y visito la ciudad me siento parte de ese lugar que me es ajeno.El sentimiento se repite como cada vez, aunque en cada oportunidad va ganando intensidad: es una sensación rara, como si estuviera dejando no la ciudad donde pasé la última semana, si no mi hogar; con la incertidumbre plantada: ¿Cuándo volveré?
Hay melancolía y un nudo en la garganta.

Las gotas de lluvia en las ventanillas del metro son la sintonía perfecta para alimentar esta sensación.
Y esta canción, que es tan tan linda.
Cómo explicarlo?
(si ya sé, es cursi, será culpa de Vero y La Vie en Rose? Nuevamente: gracias)

Será hasta la próxima. Hay mucho que contar. Nuevos lugares. Nuevos sabores. NYC me sigue asombrando cada vez.

Leaving was never my proud
Leaving New York never easy
I saw the light fading out

5 comentarios:

Anónimo dijo...

:) :) FELIZ REGRESO! AUNQUE SE QUE ES DIFICIL, ESTOY SEGURA QUE HABRA OTRA OPORTUNIDAD PARA RECORRER ESA GRAN CIUDAD NUEVAMENTE. :) :)Lulipop

Vintage Aurora Deco dijo...

Sé que no te va servir de consuelo, pero...
ACÁ ESTÁ TU CLUB DE FANS ESPERANDO POSTS CON RELATOS RECIÉN VIVIDOS!!!

Anita dijo...

Wow, Que loco es leer y darme cuenta q hay alguien q puede entenderme cuando digo q NY es mi lugar en el mundo. Y es mas loco aun encontrar que alguien, con quien no he compartido mas q algunos mails, tenga el mismo sentimiento de pertenencia q yo, por un lugar q nos es ajeno.-
No te pasa, q ya te sentís lejos de NY al pisar el JFK y ver que no tenes un Starbucks, cerca? Y el momento en q anuncian q tu vuelo de regreso, comienza a abordar, es crucial! Es como q una parte de vos se perdió por la ciudad y subís incompleta. Si! en Baires te esperan tus viejos, tus amigos y todos tus seres queridos, sin embargo… cuesta mas dejar NY q la ciudad natal.-

Bueno Maia…. Espero ansiosa tu próximo post. Un beso!

vero mariani dijo...

siempre volvemos a casa mai ;)
bienvenida, te extrañaba!!!

Maia Fridman :: the world I know dijo...

Qué bueno saber que el sentimiento no es único! Gracias a todas por el aliento, ya me estoy asentando ;)