… es un mundo que elijo, y se expande / es un lugar y muchos lugares a la vez / son todos los lugares que viví / son miles de aromas y sensaciones y colores / son las personas que me acompañan y acompañaron en estas pequeñas aventuras / son los amigos que conocí / es cada libro y cada canción que me acompañó / es el sol después de la tormenta, y la noche más fría / es aquel primer aterrizaje y el primer despegue! / es el nudo en el estómago del primer viaje / son todas las luces que me encandilaron en Times Square / es el amanecer más impactante, después de 4 días de caminata, y el alivio, y la emoción, en Machu Pichu / es cada lágrima que cayó por felicidad, por haber llegado / son 2 deseos en el muro, cumplidos / es la ilusión de perseguir un instante en una película / son los viñedos y las ciudades y las playas y las montañas y los salares y los puentes que crucé / son los paisajes divisados desde 1 tren y la libertad del primer viaje en auto / es sentirse en casa a 8500 km / es encontrar ése lugar...

martes, 10 de mayo de 2011

La Vie en Rose: Dublin by Vero Mariani



Le damos al play y empieza la inconfundible melodía. La vie en rose y Edith copa el post con su voz dulce y nostálgica, de una época que no vivimos. ¿O sí? Y ustedes se pensarán que voy a hablar de Paris, sus calles adoquinadas, edificios palaciegos y crepes al paso, avec sucre s'il vous plaît. Pero no, esta vida teñida de rosa no pasa en la ciudad luz, transcurre en Dublín…

La capital irlandesa me recibió con los brazos abiertos y la pinta de Guinness bien fría sobre la barra primero en el 2002, cuando viví mi primera experiencia fuera de casa por tres meses, y en el 2004, cuando me encontraba entre la tesis y la necesidad imperiosa de seguir disfrutando del feliz país esmeralda. Sí, es feliz y esmeralda. Para comprobarlo, sólo deben ir con la mente abierta, la sonrisa puesta y la mochila al hombro. No dejen un centímetro de la isla por recorrer, verán que vale la pena. Y yo podría divagar por horas sobre el destino, pero voy a limitarme a la consigna puesta por Mai para este genial blog: una canción, un destino, un momento. Ya tenemos la canción, ya conocemos el destino, vamos a por el momento…

Dublin se hizo hogar tan pronto respiré su aire frío y húmedo al salir de avión, pero es cierto que uno necesita de hábitos para sentirse realmente en casa. ¿Y cómo no darle un lugar a mi amor por el cine? La segunda vez que fui a vivir allá, me anoté como miembro del Irish Film Institute. Con mi credencial en la billetera, me sentí parte de la ciudad y su circuito cultural, aunque muchos crean que la pequeña capital no tiene mucho más que pintas y borracheras para ofrecer.

Fui varias veces al cine ahí, menos de lo que me hubiera gustado. Vi Before Sunset, The Edukators, otra alemana que no recuerdo y hasta Familia Rodante, de Trapero (la flipás: ¡estás en Irlanda viendo como toman mate y se tratan de boludo en acento argento!).

Pero la película que realmente me marcó fue Jeux d'enfants (Love me if you there, como se la conoció en los países angloparlantes). No sólo es una gran historia, loquísima, sino que además está muy bien presentada. Los actores -Guillaume Canet y Marion Cotillard- son todo, transcurre en París y su soundtrack define sensaciones. Cuando la pequeña Sophie entona La vie en rose en pantalla para alegrar a su entonces nuevo amigo, no podés escaparle a la piel de gallina. Menos si acabas de conocer a un chico y estás empezando a salir con él. Claro. El amor lo puede todo y te pone cursi al mango.  

Desde esa noche, esa proyección, algo mágico pasó. Todos los músicos callejeros de Dublín decidieron tocar esa canción, sobre todo los europeos del este, que llegaron al país de los tréboles de tres hojas para hacerse la Europa con sus acordeones. La vie en rosa en Grafton Street, la peatonal más lujosa; o a la salida del Mark & Spencer´s de Upper Liffey Street, donde sí o sí tenés que entrar a comprate cookies de vainilla y choco chips (sino no sabés lo que es vivir). La vie en rosa junto al río Liffey, silencioso testigo del pulso de una ciudad que siempre tiene vacante para la música y la alegría. La vie en rose en todos lados, todo momento, acompañándome en mi estadía e incipiente noviazgo con un madrileño. Si me disculpan el ataque de cursilería extrema, la vida es rosa y, en Dublín, pude comprobarlo.


6 comentarios:

vero mariani dijo...

ñaaaaa qué lujo poder contribuir con tu blog mai! sabes que soy fan de tus fotos, tu música y letras, y me hace feliz poder compartir algo de irlanda, país que amo y siento hogar.
GRACIAS POR LA MAGIA! sos lo más! espero que la estés pasando alucinanteeeeeeeeeeeeeeee en nyc linda!

beso enormeeeeeeeeeeeeee!

Vintage Aurora Deco dijo...

Ahhhhh...pero qué reemplazo de lujo dejó Mai!!! :)
Mirá vos: resulta ser que en el país verde, la vida es rosa! Y cursi!!! Qué más se le puede pedir a Irlanda? Sí! Un trébol de cuatro hojas!!!
Besotes!

Maia Fridman :: the world I know dijo...

Graciassssssssssss Vero diosa por haber contribuido con el proyecto!!!!!!! Es un honor para mi!

claudia ponce/ claudio arce dijo...

simplemente hermoso!!! todo!!!

Rosanna Altieri dijo...

Te descubrí, Vero! No sabía que podía prestarte la Vie en rose! Y a quién le contás que puede ser rosa en cualquier parte!
Montmartre estuvo en mi cocina mucho antes de que nacieras, colgando unas cortinas floreadas de dos pesos el metro, la vida era rosa aún sin saber que algún día, con vos, conocería Dublin!

Gabriela Fridman dijo...

Que bueno!!! me encanto.