… es un mundo que elijo, y se expande / es un lugar y muchos lugares a la vez / son todos los lugares que viví / son miles de aromas y sensaciones y colores / son las personas que me acompañan y acompañaron en estas pequeñas aventuras / son los amigos que conocí / es cada libro y cada canción que me acompañó / es el sol después de la tormenta, y la noche más fría / es aquel primer aterrizaje y el primer despegue! / es el nudo en el estómago del primer viaje / son todas las luces que me encandilaron en Times Square / es el amanecer más impactante, después de 4 días de caminata, y el alivio, y la emoción, en Machu Pichu / es cada lágrima que cayó por felicidad, por haber llegado / son 2 deseos en el muro, cumplidos / es la ilusión de perseguir un instante en una película / son los viñedos y las ciudades y las playas y las montañas y los salares y los puentes que crucé / son los paisajes divisados desde 1 tren y la libertad del primer viaje en auto / es sentirse en casa a 8500 km / es encontrar ése lugar...

lunes, 18 de abril de 2011

Parte I - Prólogo: Dancing with myself



Claro que el Sur también existe… no solo existe, muchos de los destinos que me tocó conocer de este lado del mundo son de lo más espectacular que he visto a nivel de belleza natural.

Cuzco y Machu Pichu fueron especialmente conmovedores. Implican una carga emocional indescriptible.
Piel de gallina.

Este viaje, tan revelador, empezó en Lima.
Pero fue en algún punto entre  las noches heladas de Sábato, en ese “hotel" de Cuzco” (o como quedó documentado en mi diario de viaje: “algo con habitaciones”, donde tuve que improvisar una cortina de baño con mis pantalones); el viaje desde Puno y los preparativos al Camino del Inca, en que llegó la magia.

De repente, comencé a disfrutar la soledad.
Me hice amiga del silencio, de las caminatas interminables junto a U2 y a mi musiquita, de la lectura voraz… encontré una nueva amiga: io!
Todos los miedos se disiparon, y me di cuenta que está bueno estar solo “once in a while”. Que no está bueno como elección de vida, por supuesto, pero sí  está bueno aprovecharla cuando es lo que hay.  Es la aceptación de uno.

"OH DANCING WITH MYSELF
OH DANCING WITH MYSELF
WELL THERES NOTHING TO LOSE
AND THERES NOTHING TO PROVE
ILL BE DANCING WITH MYSELF"
(Bailando conmigo misma / bailando conmigo misma / no hay nada que perder / ni nada que probar/ estaré bailando conmigo misma)

No solo me permitió disponer de MI tiempo a MI gusto… paradójicamente fue este viaje conmigo misma, el que me presentó a 3 de las personas más hermosas que conocí.
2 de ellas hoy amigas incondicionales, a la distancia, pero siempre presentes: Caro, una busca interminable de la utopía, llena de amor inagotable y Nancy, la luchadora.


Y claro, Iñaki, compañero de idioma y testigo del esfuerzo y logro; con una enseñanza y legado difícil de olvidar:
“(…) El fututo, aunque incierto, te sonreirá.
A los ciudadanos del mundo siempre nos brilla el sol,
dondequiera que vayamos (…)” 

Y como la semana pasada me ausenté sin aviso, va segunda parte esta semana.

2 comentarios:

vero mariani dijo...

hasta me encantó el temaaaa que elegiste para este post, claro que sí!!!!
yo too viajé sola en ocasiones y es tal cual como decís vos mai, no hay nada mejor que la propia compañía de vez en cuando. es encontrar y vivir todo desde otro lugar, súper valioso. eso sí: no olvidar jamás el mp3, un cuaderno lindo y un buen libro que te acompañe on the road ;)

besooooooooooooo

Maia Fridman :: the world I know dijo...

Por supuesto Veritooooo
La verdad aprendí muchísimo de cada viaje que hice sola!