… es un mundo que elijo, y se expande / es un lugar y muchos lugares a la vez / son todos los lugares que viví / son miles de aromas y sensaciones y colores / son las personas que me acompañan y acompañaron en estas pequeñas aventuras / son los amigos que conocí / es cada libro y cada canción que me acompañó / es el sol después de la tormenta, y la noche más fría / es aquel primer aterrizaje y el primer despegue! / es el nudo en el estómago del primer viaje / son todas las luces que me encandilaron en Times Square / es el amanecer más impactante, después de 4 días de caminata, y el alivio, y la emoción, en Machu Pichu / es cada lágrima que cayó por felicidad, por haber llegado / son 2 deseos en el muro, cumplidos / es la ilusión de perseguir un instante en una película / son los viñedos y las ciudades y las playas y las montañas y los salares y los puentes que crucé / son los paisajes divisados desde 1 tren y la libertad del primer viaje en auto / es sentirse en casa a 8500 km / es encontrar ése lugar...

martes, 5 de julio de 2011

Sympathy for the devil



Hasta el momento este blog funciona asi: elijo un lugar, un momento que en ese momento me inspire y escribo, busco las fotos y por último, trato de encontrar el tema que va a acompañarlo.
Esta vez recorro el camino inverso: hoy es la canción la que inspira el momento y el lugar.
Así fue que me encontré con este tema casi accidentalmente, y supe que iba a ser el nombre del próximo post,  y sabía exactamente por qué…

Aunque por lejos este lugar no esté marcado como uno de los favoritos en mi mapa virtual; es el lugar que resonaba una y otra vez desde aquella vez que en 1993 me encontré con el
Drácula de Coppola. Desde ese día adopté a esta historia como la preferida, leí los libros que había por leer; y miré la película tantas veces como para conocer los diálogos; siguiendo con una debilidad por las historias vampíricas que hasta el día de hoy permanece inmutable.

Y fue después de poco más de 15 años que finalmente Rumania se iluminó en el mapa y me recordó de aquel lugar perdido en Europa del Este que quedaba de camino entre Estambul y Praga.


Antes de llegar sabía que el castillo no era el castillo, y que la leyenda era en realidad más mito que historia, pero el misticismo e ilusión que prometían esas tierras fueron inevitables, y así seguimos el camino de La Historiadora; que después de la noche más corta y fugaz en Bucarest nos encontraría tomando el tren a Brasov; ciudad en la que nos quedaríamos para recorrer  Transilvania.


No importa que la ciudad no rankee ni cerca del top 10. Hay que reconocer que los techos y casas con sus iglesias y castillos medievales tienen un encanto especial.



Y que por lejos la hermosa casa de huéspedes La Despani que Anu diseñó en el fondo de su propiedad, fue una de las mejores experiencias de ese viaje. Anu, que junto a su marido pensó cada detalle como si en esas habitaciones fueran a hospedarse sus familiares y/o amigos; como si en esa cocina fuese ella quien cocinaría… Sin contar con el encanto de su casa, y su cocina a la que nos invitaría a tomar un vino caliente para calentar el espítiru antes de partir…




Luego de 2 días fríos y lluviosos que no ayudaron demasiado, habíamos conocido Brasov, con su Iglesia Negra y su versión tragicómica del cartel de Hollywood; y Sinaia con su mal llamado pero maravilloso “Castillo” Peles (se trata ni más ni menos de un Palacio) el cual nos encontraríamos señalando poco tiempo después en “The brothers Bloom”.
Nos quedamos sin Bran: seguramente haya sido la mejor forma de no romper el mito o la magia… Creo que auto boicotee esa visita, ahora que lo recuerdo…

Y nos fuimos, después de 2 noches extrañas, en un lugar donde no entendíamos palabra y saludábamos en Italiano.


Subimos al tren que durante la noche bordearía los Cárpatos hasta Budapest, y mientras intentaba conciliar el sueño en ese camarote, cual Jonathan Harker pero sin mi diario; me sentí afortunada y un poco desilusionada (¿?) de regresar sana, cuerda y sin marcas en el cuello.

10 comentarios:

Gabriel dijo...

Mai, increible reseña. Gracias por pasearnos por el mundo...Abrz.

Maia Fridman :: the world I know dijo...

Mi queridísimo, gracias!

Hombre de paz dijo...

Maia, sonrío mientras paseo por este relato describiendo tu experiencia donde mi (nuestro?) villano mas heróico y romántico vivió su vida real como conde, miembro de la orden del dragón, y digo sonrío, porque por esas raras coincidencias el finde vi por enésima vez a "your friend, D" esta vez en HD.
Buenísimo el blog.
Besos (pero en la mejilla).

Maia Fridman :: the world I know dijo...

Pa!! Yo la vi hace poco nuevamente pero en HD no!!
Un besote

vero mariani dijo...

me encantó el temaaaaa, la forma de presentar el lugar y ahora me gusta el lugar... yo soy re cagona maaal, no eligiría ni a ganchos transilvania porque por algo nacen los mitos peeeeero (siempre hay un pero), lo supiste vender muy bien ;)

grosa!

beso enormeeeeeeee

Vintage Aurora Deco dijo...

Genial post Mai!!!
Ni loca hubiera considerado ese destino, pero aún así lo hacés ver muy pintoresco!!!
Gracias por compartirlo!

Maia Fridman :: the world I know dijo...

Gracias a Uds. Por darse la vuelta siempre y comentar! A veces esta bueno salir del mapa convencional ;)

vero mariani dijo...

no quiero meter presión eh? pero extraño viajar con vos maaai jajaja!
te espero, te espero :)

muaaaaaaaaaaaaaaa

Anónimo dijo...

Guau que lindo recorrido. No había leído este post
Genial. Pensé que habías comenzado nuevamente

Maia Fridman :: the world I know dijo...

Gracias!!! Lamentablemente aún no retome pero espero poder algun dia!!! 😉 (Me sale anonimo asi que no se a quien saludar)